Publicidad
 

Publicidad
 

   Ver HTV    Escuchar Radio Huesca





Ondas Blancas

19 mayo 2017
Pulsa para imprimir la noticia    
Disminuir tamaño de fuente  Aumentar tamaño de fuente
Publicidad
 

INFRAESTRUCTURAS SIN USO ¡QUÉ FÁCIL ES VER LA PAJA EN EL OJO AJENO! Fdo: Mariano Marcén Letosa. (experto en nieve) MARIANO MARCEN OPINA. INFRAESTRUCTURAS SIN USO


¡QUÉ FÁCIL ES VER LA PAJA EN EL OJO AJENO!

Fdo: Mariano Marcén Letosa.

(experto en nieve)

En los últimos meses en los medios de comunicación mucho se ha publicado y hablado de las infraestructuras realizadas en la última década por todo nuestro país con enormes recursos públicos y que se encuentran vacías, sin contenido, sin uso. Quizás porque los medios aragoneses lo han evitado parece que Aragón ha quedado al margen de este despropósito, pero no es así. Cerca tenemos un ejemplo. Me refiero al campo de tiro de biatlón que para la celebración del Festival Olímpico de la Juventud Europea (en adelante FOJE) se construyó quedando terminado en el año 2006. Dicho evento se había concedido a España, Jaca, dentro de su promoción como candidata olímpica. Se construyó con fondos de la DGA y de Ibercaja, también aportó recursos el Consejo Superior de Deportes, el coste aproximado fue de 600.000 € según consta en la memoria oficial del evento (casi 100 millones de las antiguas pesetas). Se celebró el FOJE quedando la instalación a cargo de la Federación Española de Deportes de invierno (RFEDI).

La actividad de biatlón que desde entonces se ha realizado se puede etiquetar de testimonial, una única carrera de campeonatos de España y los campeonatos militares cada invierno. En ningún momento la RFEDI ha sabido gestionar el campo de tiro para promocionar el biatlón entre los esquiadores civiles. Ninguna facilidad para entrenar por parte de la estación donde se alberga, Candanchú. El año pasado a nuestro único representante aragonés en los Juegos Olímpicos de Invierno, Victor Lobo, no se le dejó entrenar las semanas previas a los juegos; estas navidades se ha tenido que quedar en Huesca para entrenar el tiro ya que como se ve en la foto, realizada el día 30 de diciembre a las once horas, el campo a pesar de contar con nieve está vacío, cerrado, sin uso. Como siempre.

Conviene recordar que este campo de tiro para la práctica del Biatlon es la única instalación de su clase al sur de los Alpes. Es decir la única de la cordillera pirenaica, la única de la península Ibérica. El biatlón es el deporte de invierno con más audiencia en televisión en Europa. Y no es cierto que no haya practicantes entre los esquiadores españoles, además de los equipos de la Guardia Civil y militar Victoria Padial, de Andalucía, participa en la copa del mundo de este deporte, el referido Victor Lobo y grupos de esquiadores están interesados en su práctica si se pudiera. El campo de tiro está a 1600 m de altitud lo que le hace atractivo para entrenamientos de equipos cuyas instalaciones se encuentran más bajas y especialmente en verano podría atraer a equipos del norte de Europa, al ofrecer altitud y buena climatología. Estos días de Navidad el mejor biatleta del mundo Martin Furcade ha estado entrenando con roller esquís en el puerto de Somport, ya que tiene lazos afectivos en el valle del Aspe, si hubiera habido nieve habría podido entrenar esquiando pero no disparando, ya que el campo de tiro está siempre cerrado y sin preparar, perdiéndose así una buena y gratuita promoción de nuestra oferta de nieve.

Ni el Consejo superior de Deporte, titular de la instalación, ni la REFEDI, a la que se le ha trasladado la titularidad, ni la estación de Candanchú, responsable de explotación, ni la Dirección General de Deportes de la DGA, que puso el dinero para que se promocionara el deporte, ni la Federación Aragonesa de Deportes de invierno que nunca ha hecho nada por dar contenido a una instalación que debería ser la envidia del deporte invernal español, ni nuestro territorio que debería de sacar el mayor partido posible de nuestras instalaciones. Nadie pregunta, nadie indaga, ni se preocupa de que después de ocho años esta infraestructura deportiva no se utilice para lo que se creó.

Hace pocos días se publicó que la REFEDI había llegado a un acuerdo con Candanchú para la gestión del campo de tiro, pero sigue cerrado como siempre. No hay la mínima política de apertura y explotación, ya no digamos de promoción y eso que la IBU, la federación internacional de biatlón, apoyaría con técnicos y posiblemente con euros el que este campo funcionara, es decir se utilizara para lo que se construyó.


2015, cien años de la avalancha en el Balneario de Panticosa


1915, un alud de formidables dimensiones, dejando una capa de nueve metros de nieve, sepultaba y destruía casi totalmente los hermosos edificios del matadero y de la Casa de la Pradera, además de causar graves desperfectos en una de las esquina del Gran Casino

El Pirineo Aragonés daba cuenta del suceso –con fotografías de Francisco De las Heras, destacando que la abundante capa de nieve existente en la montaña se precipito sobre la pradera y las instalaciones termales desde el barranco de Arrúgalas provocando el alud que ha dejado cuantiosas perdidas económicas. También se destacaba que “afortunadamente no hay que lamentar daños personales, dado que el Balneario en estas fechas, está prácticamente vacío”

En aquel momento se calculaba que de las mil plazas se había perdido un 25%. La fachada del Casino que se había indurado en 1906 requería una actuación urgente..El Hotel Continental inaugurado en 1903 necesitaba de una actuación integral puesto que la nieve, incluso había entrado en sus dependencias

En aquellos años, el Balneario se había situado como el establecimiento termal más importante de España junto al de la Toja

En 1899 la sociedad Aguas de Panticosa SA se hizo con la concesión que se le había quitado a la familia Guallart de Bubal que la había regentado.

Tras el alud se demandaba de los propietarios un nuevo impulso para seguir siendo un referente con los más de dos millares anales.

Las primeras noticias, sobre el uso de las aguas, de las que se tienen conocimiento nos llevan a la época romana, en la que, previsiblemente, la conocida costumbre por las termas y baños, acercó hasta aquí a los habitantes adinerados de las poblaciones del sur Osca y Cesaraugusta, que debían recorrer las vías que unían la antigua Hispania con la Galia siguiendo el cauce del río Gallego. El asentamiento, o al menos la visita a las aguas termales de Panticosa quedó atestiguada con el hallazgo de monedas y restos de alfarería romanas en las excavaciones de 1951 del manantial de Tiberio.

Con la caída del imeprio Romano y la llegada de los pueblos bárbaros, se inicia un largo periodo de decadencia, y la historia y uso del Balneario de Panticosa se pierde durante siglos. En ello debió influir su difícil acceso y los frecuentes aludes que llegaron a sepultar durante varios siglos sus manantiales. La documentación medieval conservada en los archivos históricos del Valle de Tena no cita estas aguas termales, por lo que cabe suponer que habían caído en el olvido.

Ya en el Renacimiento y la Ilustración, la explotación comunal de los baños y los primeros proyectos de privatización, hacen resurgir el interés por las aguas minero-medicinales en toda Europa, y España no fue una excepción. En 1693, los jurados del Quiñón de Panticosa, propietarios de los baños, firmaron un contrato con los albañiles de Lanuza para construir en un año la primera casa de los Baños. El Quiñón se hizo cargo de los gastos. La construcción de este primer edificio, era reflejo de la importancia que iba adquiriendo la actividad balnearia de Panticosa. Al final de la última década del siglo XVIII, el balneario conoce un cierto auge y provoca en algunas autoridades una gran preocupación por su estado y su futuro

Entre 1827 y 1844, Guallart construye el núcleo del balneario compuesto por ocho edificaciones, y él y sus sucesores continúan con su explotación hasta 1899.

El Balneario de Panticosa se convirtió, a lo largo del siglo XIX, en uno de los mayores y prestigiosos de España, configurándose como villa balnearia capaz de albergar a más de mil quinientas personas, una capacidad asombrosa para las dimensiones que los centros turísticos tenía en aquellas fechas. Esta oferta de alojamiento era incluso mayor que la de Santander o San Sebastián. Los edificios construidos eran típicamente balnearios, con hoteles, villas y servicios varios que lo dotaron de una cierta organización interna y autónoma.

Entre los “bañistas”, haciendo un repaso somero, aparecen nombres tan destacados como Primo de Rivera, Canovas del Castillo, Sagasti, José Ortega y Gasset o Santiago Ramón y Cajal.



1...••15••16
Publicidad
 

Publicidad
 

© Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de esta página sin la autorización escrita de Radio Huesca. S. A.
Información Legal Privacidad Contacto
Mapa Web  |  Diseño y desarrollo: WebDreams Valid XHTML 1.0 Transitional